Crisis en el SCV

Image result for crisis

En las Pautas para la vida fraterna se destacan los elementos necesarios para vivir en comunidad, esa es la idea de este librito que se reparte a todo aquel que ingresa a vivir en una comunidad del SCV.

Y, en todo, vive siempre la espiritualidad, el estilo y la disciplina sodálite, que es el camino concreto por el que tú recibes la inmensa bendición de ser llamado por Dios a la vida de plena disponibilidad apostólica (65)

El numeral 65, el penúltimo, precisa que espiritualidad, estilo y disciplina constituyen el “camino concreto” del SCV para vivir la plena disponibilidad apostólica. El primero de estos elementos, la espiritualidad, es fundamental para que se den los otros dos y para que pueda hablarse de un camino concreto dentro de la Iglesia.

En este marco pensemos en que, al no haber una espiritualidad clara, el estilo y la disciplina se ven afectados y eso provoca, entre otras cosas, crisis personales entre los miembros del SCV, especialmente entre los que ahora están entre los 30 y 40 años, pues ellos ya tienen una inserción más madura en la institución y no comparten con los discípulos amados de Figari la indolencia y pasividad ante las dudas fundamentales sobre el carisma, ni comparten la experiencia acrítica y —hasta cierto punto— fanática de los más jóvenes en la institución.

Esas crisis personales están llegando al penoso desenlace de la deserción. Penoso porque este abandono del SCV no suele darse dentro de condiciones de discernimiento adecuadas, que permitan que quien abandona el SCV sepa bien hacia dónde direccionar su vida, si se trata de cambiar de institución para seguir viviendo una vida consagrada o si la salida es para cambiar de estado de vida.

La crisis del SCV, evidenciada —además de otros factores— en la salida de muchos de sus miembros y, entre ellos, muchos profesos perpetuos, afecta las obras y sus beneficiarios, los “SCV lovers” tratan de defender a la institución como a su madre y ello genera divisiones y conflictos al interior de la “familia” sodálite.

El tiempo decantará la situación de crisis y se llegará a un desenlace que, esperemos, sea el mejor para la Iglesia, para los miembros del SCV, para sus obras, para las víctimas de sus abusos y maltratos… que sea lo mejor para todos. No se ve desde afuera esfuerzos reales y serios de la cúpula de poder del SCV para responder con prudencia a la situación crítica que se vive, esperemos que estos esfuerzos existan y que den frutos. No queremos que más personas sufran.

No perdamos de vista que lo mejor para el SCV pasa por la aplicación de la justicia civil a quienes hayan cometido delitos, aunque estos hayan prescrito, dado que se trata de una organización pública y que forma parte de la sociedad peruana, es necesario que por lo menos se señalen los delitos y a los perpetradores para que la sociedad pueda defenderse y prevenir futuros delitos semejantes en el futuro.

Dar vuelta a la página es necesario, pero debe hacerse con responsabilidad y con la consideración del deber de conciencia que implica contrarrestar la posible complicidad con los males cometidos, con el testimonio personal —aunque tenga que ser anónimo— de lo sucedido. En otras palabras, si no hay testimonios de lo ocurrido bajo la clausura de las comunidades sodálites, no hay manera de saber la verdad, de juzgar a los culpables de abusos, maltratos y delitos, ni de prevenir que esos males se den en el futuro.

No se puede dejar al SCV la labor de dar vuelta a la página, puesto que la institución no puede ser juez y parte de lo sucedido. El rechazo a la Comisión de Ética para la Justicia y la Reconciliación es una manifestación de las serias dificultades que tiene el SCV para aceptar la crítica; sin embargo, esta es necesaria para que se haga lo que es correcto de acuerdo al derecho natural y positivo. Si existiese la posibilidad de que el SCV sea salvado como institución necesariamente se tienen que transparentar los males y delitos, de otra manera, esta estará condenada a desaparecer en medio del escándalo y la victimización de muchas personas.

Leave a Reply

%d bloggers like this: