Daño a la Iglesia

La Iglesia certificó al SCV, a mi juicio muy apresuradamente, como un medio apropiado para desarrollar una vida cristiana y alcanzar la santidad —vivencia coherente de las virtudes cristianas—. No digo “camino de vida cristiana”, porque Figari —en su autosuficiencia y complejo de inferioridad— detestaba que se pudiese relacionar al […]